Blog

Productividad: el reto estructural

Febrero 3, 2020

¿Qué es la productividad y por qué importa?

La productividad no es otra cosa que la eficiencia en la manera como se combinan recursos para crear un producto final. De acuerdo con el Banco Mundial, se trata del determinante más importante del crecimiento económico de largo plazo y, en general, del desarrollo de los países. Se estima que las diferencias en productividad explican al menos la mitad de las diferencias en PIB per cápita entre países y que el rezago en productividad de las economías en desarrollo constituye la principal barrera a la convergencia con los niveles de ingreso de países avanzados (Cusolito y Maloney, 2018).

Tan importante es, que desde 2018 el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) ubicó a la productividad en el centro de su Índice Global de Competitividad. Así, las economías más productivas son a su vez las más competitivas y, por esa vía, también aquellas con mejores indicadores de calidad de vida (WEF, 2018).

La productividad suele medirse a través de la productividad total de los factores (PTF), que es el residuo de las variaciones en el producto que no pueden ser explicadas a través de los factores de producción observables: trabajo y capital. La PTF es una medida aproximada de la eficiencia en producción (Syverson, 2011).

¿Cómo está Colombia en productividad?

La productividad en Colombia es baja y ha caído en los últimos años. Sin embargo, este no es un problema exclusivo de Colombia. El WEF, por ejemplo, concluyó en su Reporte Global de Competitividad 2019-2020, que una década después de la crisis financiera internacional y de USD 10 trillones en estímulos fiscales, la mayoría de las economías aún están estancadas en un ciclo de nulo o bajo crecimiento de la productividad (WEF, 2019).

La Gráfica 1 muestra el crecimiento acumulado de la PTF para Colombia y países de referencia frente al año 2000. Para el caso colombiano, la PTF acumuló en 2018 una caída de 16,6 % frente al año base, por debajo del promedio de América Latina (–11,8 %) y de la OCDE (+2,1 %). Es notable cómo, en el mismo periodo, Tailandia aumentó su productividad en 28,2 % y China casi la duplicó (96,2 %).

Gráfica 1. Crecimiento acumulado de la productividad total de los factores (índice, año 2000 = 100). Colombia y países de referencia, 2000-2018.

La productividad total de los factores (PTF) en Colombia es 17 % menor que en el año 2000, por debajo del promedio de América Latina (–12 %) y de la OCDE (+2 %). En el mismo periodo, China casi duplicó su PTF.

Fuente: The Conference Board (2019), serie original.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia creció anualmente en promedio 3,8 % en lo corrido del siglo (2000-2018). De la descomposición del crecimiento del PIB en los factores observables del producto —trabajo y capital— y su residuo, se tiene que 2,0 puntos porcentuales de la variación promedio en el periodo 2000-2018 se explican por el aporte del trabajo, y 2,8 por el del capital (Gráfica 2).

Gráfica 2. Descomposición del crecimiento del PIB (% promedio). Colombia y países de referencia, 2000-2018.

La productividad total de los factores (PTF) le ha restado un punto porcentual al crecimiento del PIB de Colombia en lo corrido del siglo. Un crecimiento de la PTF equivalente al de Perú (0,4 %) habría generado un crecimiento promedio del PIB de 5,2 %.

Fuente: The Conference Board (2019), serie original.

Esto es, la PTF —indicador aproximado de la eficiencia en producción— no solamente no aportó al crecimiento de la economía, sino que, en promedio, restó un punto porcentual a la variación del PIB. Solo dos de los países de referencia, Uruguay y Chile, presentan un decrecimiento promedio de la PTF superior al de Colombia, cuyo desempeño es inferior al del promedio de América Latina (–0,7 %) y de la OCDE (+0,2 %).

Es interesante que, todo lo demás constante, si Colombia hubiera crecido exclusivamente por el aporte de los factores capital y trabajo, el crecimiento promedio del PIB habría sido de 4,8 % (frente al 3,8 % observado). A su vez, un crecimiento de la PTF equivalente al de Perú (+0,4 %) estaría asociado a un crecimiento promedio del PIB de 5,2 % para lo corrido del siglo. Esto habría significado aumentar el PIB per cápita de Colombia a USD 8.422 (vs. USD 6.651).

¿Qué podemos hacer para aumentar la productividad?

La literatura reciente sugiere que las políticas de productividad deben ser comprehensivas e integrar los tres componentes del crecimiento de la PTF (Figura 1): (1) el componente ínter-firma: reasignación de recursos desde empresas de baja productividad hacia empresas de alta productividad; (2) el componente intra-firma: aumentos en productividad de las empresas gracias a adopción tecnológica, innovación y mejores habilidades gerenciales, entre otros; y (3) el componente de selección: la entrada de empresas de alta productividad y la salida de empresas de baja productividad.

Figura 1. Fuentes de crecimiento de la productividad.

Esto es, economías con políticas comprehensivas que incluyen inversión en capital humano, mejora de las instituciones, promoción de la libre competencia económica, buen funcionamiento de los mercados, capacidades para la innovación y dinámica empresarial, entre otros, están mejor dotadas para enfrentar el desafío de la productividad.

Si está interesado en leer más sobre este tema y conocer en detalle las recomendaciones del Consejo Privado de Competitividad, lo invitamos a consultar nuestro Informe Nacional de Competitividad y, en particular, el capítulo sobre Productividad y emprendimiento.

Elaborado por Santiago Matallana, Vicepresidente Técnico del Consejo Privado de Competitividad, con base en el capítulo Productividad y emprendimiento del Informe Nacional de Competitividad 2019-2020.

Enero de 2020

 

Referencias

  • Anderson, K., y Strutt, A. (2014). Emerging economies, productivity growth and trade with resource‐rich economies by 2030. Aust J Agric Resour Econ, 58, 590-606.
  • Consejo Privado de Competitividad y Universidad de los Andes. (2017). Productividad: la clave del crecimiento para Colombia. Bogotá D.C.: Zetta Comunicadores.
  • Cusolito, A. P., y Maloney, W. F. (2018). Productivity Revisited: Shifting Paradigms in Analysis and Policy. Washington, DC: World Bank.
  • De Gregorio, J. (2018). Productivity in Emerging-Market Economies: Slowdown or Stagnation? Peterson Institute for International Economics, Working Paper 18-12.
  • DNP. (2016). CONPES 3866. Política Nacional de Desarrollo Productivo. Bogotá D.C.
  • DNP. (2019a). Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022: Pacto por Colombia pacto por la equidad. Bogotá, D.C.: Departamento Nacional de Planeación.
  • IADB. (2014). Rethinking Productive Development: Sound Policies and Institutions for Economic Transformation. (G. Crespi, E. Fernández-Arias, & E. Stein, Eds.) Nueva York: Palgrave Macmillan US.
  • OCDE. (2015). Colombia: Policy Priorities for Inclusive Development. París: OECD Publishing.
  • OCDE. (2018b). The Productivity-Inclusiveness Nexus. París: OECD Publishing.
  • OCDE/ECLAC/CAF. (2016). Latin American Economic Outlook 2017: Youth, Skills and Entrepreneurship. París: OECD Publishing.
  • OCDE/UN/UNIDO. (2019). Production Transformation Policy Review of Colombia: Unleashing Productivity. París: OECD Publishing. doi:https://doi.org/10.1787/9789264312289-en
  • Rodrik, D. (5 de julio de 2019). Center for Economic Performance. Obtenido de The London School of Economics and Political Science: https://t.co/rDaNV8wgLu
  • Syverson, C. (2011). What determines productivity? Journal of Economic Literature, 49, 326-365.
  • WEF. (2018). The Global Competitiveness Report 2018–2019. Ginebra: Foro Económico Mundial.
  • WEF. (2019). The Global Competitiveness Report 2019–2020. Ginebra: Foro Económico Mundial.