Eventos

  • Noviembre 21, 2018

    Lanzamiento del Índice Departamental de Competitividad 2018

    Con el fin de dotar a las regiones de una ruta crítica para alcanzar estos objetivos, el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario ponen a disposición de las regiones la sexta versión del Índice Departamental de Competitividad (IDC), el cual se ha consolidado como un importante instrumento para la evaluación del desempeño de los territorios en materia de competitividad. Es preciso destacar que esta medición incluye por primera vez al departamento de Arauca, para alcanzar ahora un total de 26 departamentos y la ciudad de Bogotá.

    Cabe resaltar que, gracias al trabajo y apoyo que hemos recibido por parte de los agentes públicos, privados y académicos en los territorios, el IDC ha fortalecido y afinado sus mediciones. Este intercambio enriquecedor con las regiones ha permitido que la nueva versión del índice incluya ajustes en indicadores asociados con los pilares de infraestructura y educación básica y media. Así mismo, debido a cambios metodológicos en algunas variables por parte de las entidades que las reportan, los pilares de infraestructura, sostenibilidad ambiental, eficiencia de los mercados e innovación y dinámica empresarial también fueron modificados.

    Estos cambios y ajustes metodológicos efectuados al IDC permiten darle mayor precisión en el análisis de la situación de las regiones, en términos de competitividad, sin perjuicio de los fundamentos del índice y de su medición, los cuales apuntan a la recolección de “datos duros” a partir de la metodología y de los factores que hemos replicado del Índice Global de Competitividad (IGC) del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) (condiciones básicas, potenciadores de eficiencia y factores de sofisticación e innovación).

    Como se detallará más adelante en el Anexo 2 de este informe, es relevante destacar que, desde hace algunos años, el WEF se ha se embarcado en una importante revisión del IGC, y en su último reporte realizó un ajuste metodológico estructural a esta medición. Dado que el IDC se basa en el marco conceptual de este indicador internacional, es fundamental realizar dicho ajuste metodológico en la próxima medición del IDC, que será publicada en 2019. Por consiguiente, conservando sus características principales, el IDC 2019 será reestructurado en cuatro grandes factores: condiciones básicas, capital humano, eficiencia de los mercados y ecosistema de innovación. En estos factores se reorganizarán y reagruparán ya no 10 sino 12 pilares, los cuales son explicados y detallados más adelante en este informe. Al igual que en la nueva estructura del IGC, estos factores solo sirven para agregar y analizar los resultados por pilares, sin que intervengan en el cálculo del IDC, debido a que se elimina la clasificación de los departamentos por etapas de desarrollo, de manera que se asigna igual importancia a los componentes del índice en todas las regiones.

    En el Anexo 2 se explica con más detalle la nueva metodología que tendrá la próxima versión del IDC, a la cual hemos llamado IDC 2.0. Adicionalmente, dicho anexo cuenta con una primera simulación de este nuevo índice, así como un detalle de la estructura, los pilares y los indicadores que incluirá la próxima publicación.

    Es importante hacer énfasis en que, más allá del debate sobre el ranking en el IDC, es necesario que las regiones se concentren en los puntajes en la medida en que indican si, en efecto, el cierre de brechas entre los territorios se está dando y, por consiguiente, si sus niveles de competitividad se están incrementando, condiciones que son determinantes para mejorar los estándares de calidad de vida de la población.

    Concentrar el IDC en indicadores de desempeño permite que los actores locales identifiquen con claridad los pilares e indicadores específicos sobre los cuales cuentan con mayor margen de maniobra para mejorar sus puntajes. Esto hace que todas las regiones, independientemente de su tamaño, puedan apostar a mejorar en el ranking a partir de la cooperación público-privada en indicadores críticos de su balance competitivo.

    Finalmente, se reitera la importancia de que el país actúe con visión nacional, pero al mismo tiempo con un claro enfoque territorial, identificando las tareas pendientes y las soluciones para reducir las brechas en materia de competitividad. Por ende, el CPC y la Universidad del Rosario buscan que a través de este índice las regiones cuenten con un instrumento robusto para identificar cambios en las brechas competitivas del desempeño territorial, que facilite la convergencia regional en aspectos decisivos del desarrollo incluyente, y que sirva como insumo para tomar decisiones de calidad en materia de políticas públicas y estrategias empresariales en los departamentos del país.