Financiación para el emprendimiento en etapa temprana

Informe Nacional de Competitividad 2016-2017

Financiación para el emprendimiento en etapa temprana

A pesar de que en la última década el sistema financiero colombiano ha avanzado de forma significativa en penetración, estabilidad, solidez y cobertura, aún persisten desafíos importantes para lograr la consolidación de un ecosistema con fuentes de financiamiento para cada etapa de desarrollo de los emprendimientos.

La creación y el crecimiento de empresas con alto potencial son vitales para la sofisticación y diversificación de la economía, y para la generación de empleo formal y de calidad. En lo que se refiere a densidad y supervivencia de nuevas empresas y generación de empleo, el crecimiento empresarial de Colombia está rezagado respecto a algunos países de ingresos altos. Esto se debe en parte a las dificultades para acceder a financiamiento en etapas tempranas y etapas de consolidación que les permita a las empresas crecer.

Gráfico 2. Puntaje en el componente de financiamiento del Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico*. Colombia y países de referencia, 2015.

financiamientog2

Fuente: Kantis, et al (2015).

* Este puntaje varía entre 0 y 100, donde 100 representa mejores condiciones de financiamiento para empresas jóvenes. El componente de financiamiento incluye: i) facilidad de acceso a venture capital; ii) facilidad de acceso a crédito bancario; iii) financiamiento emprendedor.

En la etapa de gestación y nacimiento** de los emprendimientos, la principal fuente de financiamiento es el capital semilla del sector público, dado el alto nivel de riesgo de estas empresas. En Colombia, las principales fuentes son el Fondo Emprender administrado por el SENA y los programas de iNNpulsa. El Fondo Emprender ha contribuido a la creación y supervivencia de muchos emprendimientos, pero su impacto sobre la generación de empleo y el crecimiento empresarial es limitado. Por su parte iNNpulsa rediseñó en 2015 el esquema de atención a los emprendimientos en etapa temprana para brindar mayor acompañamiento técnico a los emprendedores para reducir el riesgo de fracaso, y fortalecerlos en etapas subsecuentes de financiamiento.

En las etapas de nacimiento y desarrollo de empresas se encuentra la inversión ángel que durante los últimos cinco años ha crecido de manera importante en el país. Entre 2011 y 2016 el número de inversionistas ángeles se duplicó, y se fortalecieron las redes mediante las cuales operan. Sin embargo, persisten dificultades para cerrar negocios. Por un lado, la falta de cultura de riesgo de los inversionistas y la desconfianza de los emprendedores han impedido el uso extendido de este tipo de alternativas de financiamiento. Por otro lado, la falta de mecanismos de salida, por la baja madurez de los mercados financieros obstaculiza este tipo de inversiones.

Para las empresas en etapa de desarrollo o expansión existen fondos de capital emprendedor o venture capital, crédito bancario y el Segundo Mercado en el mercado de capitales. A la fecha existen nueve fondos de capital emprendedor: cinco cerrados con compromisos por US$144 millones para invertir en Colombia y la región, y cuatro en proceso de levantamiento de capital con un tamaño objetivo de US$103 millones. Ha sido difícil invertir el capital de estos fondos; solamente el 2% de empresas pequeñas accedieron a recursos de fondos de capital privado y apoyo emprendedor en 2015, cifra que asciende al 5% para las empresas de mayor tamaño.

Por su parte el crédito bancario es la principal fuente de financiamiento de empresas en esta etapa (55% del financiamiento total), seguido por el financiamiento de proveedores (15%). El crédito a pymes ha aumentado de manera significativa en los últimos años: mientras que en 2010 fue el 25% de los créditos totales, en 2014 fue el 49,4%. La mayoría de empresas que no solicitan crédito es porque no lo necesitan, pero el 15% de las empresas pequeñas afirma que los costos de financiamiento son muy elevados.

El Segundo Mercado tiene requerimientos regulatorios más flexibles que el Mercado Primario que lo convierten en un mecanismo atractivo para acceder al mercado de capitales, y en una alternativa al crédito comercial para empresas en etapa de desarrollo y expansión. Sin embargo, no se ha utilizado masivamente, a pesar del Decreto 1019 de 2014 que intenta resolver las asimetrías de información entre emisores, reguladores e inversionistas.

Finalmente, las dificultades de financiamiento para empresas en etapa temprana se deben en parte al limitado número de recursos e inversionistas, pero también a la baja calidad de los emprendimientos. Para aumentar el número de empresas lo suficientemente atractivas para atraer los flujos de inversión disponibles en el país son fundamentales las incubadoras y las aceleradoras, pues los inversionistas las consideran claves para el desarrollo de un ecosistema maduro y para reducir sus propios costos de transacción. iNNpulsa ha avanzado en la consolidación de estas entidades, y ha habilitado a 114 de ellas para prestar servicios de capacitación y fortalecimiento a emprendimientos.

** Este capítulo analiza el financiamiento de empresas en sus etapas de gestación, nacimiento, desarrollo y expansión de acuerdo a la OCDE. (2013). Start-up Latin America: Promoting Innovation in the Region. Development Centre Studies, OECD Publishing.

Recomendaciones

  • Acceso a financiamiento

  • Fuentes de financiamiento

  • Fuentes de financiamiento

  • Fuentes de financiamiento

  • Fuentes de financiamiento

  • Incubadoras y aceleradoras

  • Incubadoras y aceleradoras

Financiamiento

Informe Nacional de Competitividad 2015-2016

Financiamiento

Los mayores avances de Colombia en el IGC del WEF se evidencian en el pilar de desarrollo del mercado financiero. Como se mencionó anteriormente, el país avanzó 54 posiciones en los últimos cinco años. No obstante, este avance se debió principalmente a la mejoría en una variable, lo que sugiere que Colombia sigue teniendo retos en esta materia.

En este contexto, el INC 2015-2016 presenta un capítulo financiero que este año se enfoca en el Financiamiento para Empresas en Etapa Temprana, tema que resulta crítico para promover la sofisticación y la diversificación de la economía, así como para fortalecer la generación de empleo formal y de calidad.

Colombia tiene un reto importante en términos de alternativas de financiamiento para empresas jóvenes. De acuerdo con 31,6 el Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico, Colombia ocupa el noveno lugar entre 15 países de la región en materia de acceso a financiamiento a empresas jóvenes.

Gráfico 1: Puntaje en el componente de financiamiento (0-100) del Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico.

Fuente: Kantis, H. el al (2014). El puntaje varía entre 0 y 100, donde 100 representa el país con mejores condiciones de financiamiento para empresas jóvenes. El componente de financiamiento incluye. i) facilidad de acceso a venture capital, ii) facilidad de acceso a crédito bancario, y iii) financiamiento emprendedor.

Entre las principales recomendaciones incluidas en este capítulo para abordar estos rezagos, están el diseño y la focalización de los programas de apoyo empresarial con base en las fallas de mercado que limitan el nacimiento de empresas de alta productividad, con énfasis especial en las empresas jóvenes, las cuales tienen un potencial de generación de empleo significativo. En específico, se debe dejar de focalizar con base en el tamaño de las firmas y pasar a focalizar esfuerzos según la edad de las empresas y los obstáculos que enfrentan para crecer de manera extraordinaria.

Por su parte, las bases del PND incluyen una acción encaminada a la definición de una estrategia de financiamiento al emprendimiento y la innovación, que será exitosa si se diseña e implementa un fondo de capital semilla específico para atender empresas jóvenes con alto potencial de crecimiento, con un presupuesto robusto y estable en el tiempo. Se recomienda también evaluar la posibilidad de que la ejecución de este fondo se haga a través de operadores privados, quienes serían los encargados de seleccionar y hacer seguimiento a las empresas. Este esquema de ejecución, con los incentivos adecuados a los privados, no sólo generaría eficiencias de operación, sino que permitiría fortalecer la selección de las empresas más promisorias.

Finalmente, es clave que los esfuerzos también se enfoquen en incrementar el número y la calidad de las empresas jóvenes en el país. Con el fin de alcanzar una masa crítica de empresas con alto potencial de crecimiento, se recomienda implementar un programa de fortalecimiento a entidades que presten servicios de incubación y aceleración de empresas. Este programa debe comenzar por definir los requisitos que debe cumplir una institución para que sea denominada incubadora o aceleradora, además de publicar un registro de dichas instituciones que sean avaladas por el Gobierno, a través de Innpulsa. De otro lado, es clave que los incentivos económicos que reciban estas instituciones dependan de la calidad de los emprendimientos que incuben y aceleren y no solamente del número de empresas atendidas. Un buen sistema de incentivos que remunere a estas entidades por el impacto económico de las empresas que atienden incrementaría significativamente la calidad de los servicios empresariales que prestan.

Recomendaciones

  • Crecimiento empresarial en Colombia

  • Instituciones de apoyo: Incubadoras y aceleradoras de empresas

  • Instituciones de apoyo: Incubadoras y aceleradoras de empresas

  • Crecimiento empresarial en Colombia

  • Instituciones de apoyo: Incubadoras y aceleradoras de empresas

  • Crecimiento empresarial en Colombia

  • Instituciones de apoyo: Incubadoras y aceleradoras de empresas

  • Crecimiento empresarial en Colombia