Política comercial

Informe Nacional de Competitividad 2012-2013

Política comercial

El Sistema Nacional de Competitividad e Innovación tiene la visión de que Colombia se convierta en el año 2032 en uno de los tres países más competitivos de América Latina, con base en exportaciones de bienes y servicios de alto valor agregado e innovación. Hasta el momento el panorama no es el más alentador para cumplir esta meta, en particular en lo relativo al nivel de exportaciones y al grado de diversificación y sofisticación de las mismas.

En materia de apertura comercial, a pesar del dinamismo de las exportaciones y las importaciones de los últimos años y de los esfuerzos por buscar nuevos mercados mediante la negociación de acuerdos comerciales, la economía colombiana sigue estando bastante cerrada.

Así mismo, en términos de la diversificación y el nivel de sofisticación de la canasta exportadora, el país sigue mostrando un gran rezago. Si bien las
exportaciones se han incrementado durante las últimas dos décadas, continúan concentradas en pocos productos, lo que genera una peligrosa dependencia y una gran vulnerabilidad frente a choques en los términos de intercambio derivados de cambios en los precios de estos productos. A lo anterior se le suma el bajo nivel de sofisticación de la canasta exportadora, conformada en su mayor parte por commodities, que limita las posibilidades de crecimiento futuro de la economía si se cree que “los países se convierten en lo que exportan”.

El grado de apertura de la economía y la diversificación y la sofisticación de las exportaciones dependen de múltiples factores, uno de los cuales es la política comercial. También inciden la política de ciencia, tecnología e innovación; el estado de la infraestructura, el transporte y la logística; la flexibilidad del mercado laboral; el acceso a financiamiento para el emprendimiento; el boom minero- energético; y la apreciación del peso colombiano; entre otros.

Durante las últimas dos décadas Colombia ha registrado un crecimiento significativo en las exportaciones. Mientras en 1991 estas fueron de US$7.244 millones, en 2011 ascendieron a casi US$57.000 millones. Si bien en términos absolutos este es un incremento considerable, no lo es cuando se relativiza y se compara con pares internacionales.

Mientras en 1991 las exportaciones per cápita ascendían a US$208, en 2011 llegaron a US$1.237. Cuando se comparan estas cifras con países de similar desarrollo al nuestro, o con países de un nivel de ingreso semejante al que Colombia aspira tener en el año 2032, los resultados dejan de sorprender. Esto se debe a que el nivel de exportaciones de Colombia a comienzos de los 90 estaba muy por debajo del nivel de otros países y el crecimiento de las mismas no ha estado por encima del de otras economías (Gráfico 1).

 

 

De forma análoga, el crecimiento de las importaciones fue importante durante las dos últimas décadas, al pasar de US$4.000 millones en 1991 a más de US$54.000 millones en 2011. En términos per cápita las importaciones se incrementaron de US$138 en 1991 a US$1.186 en 2011. A pesar de estos avances, Colombia continúa en los últimos puestos frente a países de referencia, en la medida en que –al igual que ocurrió con las exportaciones– el nivel inicial de las importaciones colombianas era más bajo que el del resto a principios de los 90 y la tasa de crecimiento de estas no ha sido mayor que la de otros países (Gráfico 2).

 

 

Política comercial

Informe Nacional de Competitividad 2013-2014

Política comercial

Hace siete años el Sistema Nacional de Competitividad e Innovación se fijó como meta convertir el país en el año 2032 en la tercera economía más competitiva de América Latina, con base en unas exportaciones de bienes y servicios de alto valor agregado e innovación. Sin embargo, hasta el momento el panorama no es el más alentador, en particular con respecto al nivel de diversificación y el grado de sofisticación de las exportaciones.

A pesar de los cuestionamientos que ha recibido en los últimos meses el proceso de internacionalización de la economía colombiana a través de los Tratados de Libre Comercio (TLC), esta continúa siendo una de las más cerradas frente a estándares internacionales. Adicionalmente, las exportaciones siguen concentradas en un grupo limitado de productos y su nivel de sofisticación es bajo, en la medida en que la gran mayoría son commodities. Lo anterior limita las posibilidades de crecimiento de la economía y, por consiguiente, la meta propuesta para 2032.

Si bien hay múltiples factores que explican esta situación –tales como la falta de una política de cambio estructural (ver capítulo Política de Cambio Estructural) que busque construir una oferta exportable diversificada y sofisticada; la debilidad de la política de ciencia, tecnología e innovación (CTeI) (ver capítulo CTeI); los rezagos en materia de infraestructura, transporte y logística (IT&L) (ver capítulo IT&L); el boom minero-energético, entre otros–, la política comercial juega un papel fundamental.

Aunque durante los últimos años el país ha registrado un incremento sustancial en el nivel de exportaciones e importaciones per cápita, su economía sigue siendo cerrada en relación con el contexto internacional. Por ejemplo, para el periodo 2008-2012 entre 16 países de América Latina, Colombia
se encuentra en el puesto 10 en exportaciones per cápita y en el 13 en importaciones per cápita. Lo mismo indica el último Reporte Global de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), el cual ubicó al país en el lugar 143 entre 148 en el indicador de importaciones como porcentaje del PIB.

Los resultados del indicador de apertura comercial corroboran esta situación. Luego de más de dos décadas de haber iniciado el proceso de inserción internacional, el nivel de apertura de la economía colombiana sigue siendo bastante bajo. Mientras en 1991 el grado de apertura estaba alrededor
de 29%, en 2012 fue apenas de 31,5%2. Después de Brasil, Colombia registra el menor grado de apertura comercial en relación con países de referencia (gráfico 1).

 

Política Comercial

Informe Nacional de Competitividad 2016-2017

Política Comercial

En 2006 el Sistema Nacional de Competitividad se fijó la meta de convertir a Colombia en el tercer país más competitivo de América Latina en 2032, mediante la exportación de bienes y servicios innovadores y de alto valor agregado. Sin embargo, dicha meta está lejos de alcanzarse, dado el nivel de las exportaciones colombianas y su grado de diversificación y sofisticación.

Colombia sigue siendo uno de los países más cerrados a los flujos de comercio de la región. A pesar del incremento de acuerdos comerciales durante los últimos años, la inserción de la economía colombiana en el mercado internacional ha sido lenta. Mientras en 1975 el grado de apertura comercial del país era del 22,4%, para 2015 solo había ascendido al 30,8%. Adicionalmente, si bien se ha diversificado los destinos de las exportaciones colombianas como resultado de la profundización e incremento de acuerdos comerciales, el país aún registra una concentración elevada frente al promedio de la OCDE y de América Latina, con excepción de México y Chile.

Así mismo, a pesar de la reducción progresiva en el arancel nominal promedio, aún existe un alto grado de dispersión, lo que genera protecciones efectivas por encima del 30%, que incluso para algunos productos llegan a superar el 100%. Adicionalmente, el problema se acentúa con la existencia de protecciones efectivas negativas para varios sectores industriales.

De forma paralela a la reducción del arancel nominal, se ha incrementado las barreras no arancelarias, lo que ha contribuido a que la economía colombiana permanezca cerrada, pues no solo genera pagos adicionales a la importación de mercancías, sino que también encarece la producción de la oferta exportable. Según el último reporte del Índice Global de Competitividad del WEF, Colombia registra el puesto 94 entre 138 países en prevalencia de barreras no arancelarias. De hecho, de acuerdo con un estudio reciente del Banco de la República y la CAF, los costos promedio de importar una mercancía –incluidos el arancel y los costos no arancelarios– fueron alrededor del 36% entre 1999 y 2012, y el componente no arancelario fue el de mayor importancia.

Gráfico 5. Partidas arancelarias sujetas a medidas no arancelarias (MNA). Colombia, 1991-2014.

comercial-g5

Fuente: Banco de la República para MNA y DNP para arancel nominal. Cálculos arancel: Consejo Privado de Competitividad.

A esta situación se suma el alto grado de concentración de las exportaciones colombianas y su bajo nivel de sofisticación, pues la gran mayoría son commodities. En lugar de avanzar hacia una mayor diversificación, durante los últimos quince años la canasta exportadora del país se ha reducido a un grupo limitado de productos. Mientras que en el año 2000 los primeros cinco productos de exportación representaban 55,4% de las exportaciones, para 2015 este porcentaje había ascendido a 60,1%. A esto se suma la poca capacidad del país para exportar nuevos bienes y servicios: del total de productos exportados durante los últimos quince años, solo el 1,8% fueron nuevos productos.

El panorama en términos de sofisticación de las exportaciones tampoco es el más alentador. La estructura de las exportaciones colombianas sigue concentrada en productos primarios basados en recursos naturales: mientras que en el año 2000 estos productos representaron el 68,3% de las exportaciones totales, para 2015 correspondían al 77,8%. Este efecto se debió en parte al aumento de precios que experimentaron los principales commodities durante varios años. Sin embargo, vale la pena destacar que la oferta exportable del país cayó, y además sigue concentrada en productos primarios, a pesar de la reducción de precios que se ha dado desde 2014. Cabe destacar que, Colombia presentó una de las canastas exportables menos sofisticadas en América Latina en 2015, logrando solo superar a Chile y a Perú.

Aunque son múltiples los factores que explican el bajo nivel de inserción de la economía colombiana en el mercado mundial y la escasa diversificación y sofisticación de sus exportaciones, la política comercial juega un rol fundamental. En el siguiente cuadro se presentan las recomendaciones que propone el Consejo Privado de Competitividad, las cuales comprenden acciones públicas y de coordinación público-privada que llevan a mejorar en la materia.

Recomendaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales y sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales y sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales y sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales y sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales y sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales y sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en los mercados internacionales

Política comercial

Informe Nacional de Competitividad 2015-2016

Política comercial

En el año 2006 el Sistema Nacional de Competitividad se fijó como meta convertir a Colombia en 2032 en el tercer país más competitivo de América Latina, a través de una economía exportadora de bienes y servicios de alto valor agregado e innovación. Sin embargo, el panorama no es el más alentador para la consecución de dicha visión, en particular con respecto al nivel de las exportaciones y a su grado de diversificación y sofisticación.

Luego de más de dos décadas de haber iniciado el proceso de inserción internacional y a pesar del incremento en el número de Tratados de Libre Comercio (TLC), la economía colombiana continúa siendo una de las más cerradas del mundo.

Así mismo, contrario a avanzar hacia una mayor diversificación, la oferta exportadora está cada vez más concentrada en un grupo limitado de productos. Mientras en el año 2000 los primeros cinco productos de exportación representaban 51,8% de las exportaciones, este porcentaje pasó a 69,3% en 2014.

En materia de sofisticación de las exportaciones, el panorama no es más alentador e incluso se ha venido deteriorando durante los últimos años. Las exportaciones colombianas en su gran mayoría están concentradas en productos primarios basados en recursos naturales. Mientras en 2001 estos productos representaron 61,4% de las exportaciones totales, en 2013 pasaron a 83,3% –parte de este efecto se debió al alto precio que experimentaron durante varios años los principales commodities de exportación del país.

Gráfico 1: Exportaciones de Colombia Según Intensidad Tecnológica

Grafico1Comercial

Fuente: UNCTAD. Cálculos Consejo Privado de Competitividad.

Con el fin de reducir el sesgo antiexportador que hoy existe, el capítulo incluye dentro de sus recomendaciones la disminución del alto grado de dispersión arancelaria, para lo cual se sugiere considerar la implementación de una estructura arancelaria plana, con el fin de eliminar la sobreprotección de algunos sectores y las protecciones efectivas negativas que se están generando en otros.

Por otro lado, se propone continuar profundizando la agenda para la admisibilidad–en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias y de obstáculos técnicos al comercio– de la oferta exportable a partir de las prioridades que se definan en el marco de la PDP. En esta misma política se propone diseñar e implementar un instrumento que compense los costos que asumen los pioneros de nuevas exportaciones (costos de “autodescubrimiento”), a partir de las exportaciones de los seguidores.

Además, se deben fortalecer los mecanismos de información que permitan que los exportadores tengan un mayor conocimiento sobre la demanda internacional – tales como la identificación de canales de distribución y aspectos logísticos requeridos en los distintos países– y los requisitos técnicos exigidos para exportar a los diferentes mercados (e.g. normas técnicas, medidas sanitarias y fitosanitarias).

Por último, es crucial continuar con la agenda de negociaciones de acuerdos comerciales, a fin de que el país pueda competir en igualdad de condiciones en mercados donde otros competidores tienen accesos preferenciales. En particular, se debe mirar hacia Asia y orientarse a acuerdos como el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por su sigla en inglés).

Recomendaciones

  • Incrementar la inserción de Colombia en mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en mercados internacionales

  • Incrementar la inserción de Colombia en mercados internacionales

  • Sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Sofisticar y diversificar las exportaciones

  • Sofisticar y diversificar las exportaciones