TIC

Informe Nacional de Competitividad 2010-2011

TIC

Colombia lleva dos años consecutivos como el único país de la región que asciende en los tres índices internacionales de desarrollo de TIC.

En nuestra época, pensar en las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) se ha vuelto una acción ineludible y casi instintiva en todos los ámbitos de la sociedad. Por eso, no es exagerado afirmar que por su naturaleza transversal y dinámica, las TIC han generado una revolución en la cultura social, económica, política y empresarial, que ha contribuido de forma permanente al crecimiento económico, a la modernización del Estado (bajando costos transaccionales y aumentando la transparencia, entre otros), a los procesos de organización y desarrollo productivo y a la equidad de las naciones (facilitando la inclusión social).

Por consiguiente, más allá de un simple análisis sobre la situación de desarrollo del sector TIC en Colombia, se propone ajustar la lectura de este capítulo hacia un enfoque de apropiación de estas tecnologías para apoyar la implementación de la agenda de competitividad del país. Tanto la magnitud del impacto económico que las TIC puedan generar como los efectos de sus aplicaciones dependen de la capacidad, eficiencia y efectividad en el uso, adopción y oferta de bienes y servicios complementarios y el desarrollo de iniciativas tecnológicas que genere el país en áreas como educación, investigación e innovación, justicia y desarrollo empresarial, entre otros.

Entre el 2008 y el 2009, la inversión social en TIC se elevó alrededor de 67%, pasando de 398 mil millones a 663 mil millones de pesos. En el 2010 se cuenta con un presupuesto de 675 mil millones, que están siendo utilizados para programas de ampliación de conectividad a toda la población, consolidación y modernización institucional, desarrollo de competitividad en la industria de TIC y definición de una política para la radio y la televisión pública.

Como se mencionó en el informe anterior, con el fin de poder comparar el impacto de dichas inversiones entre países, varias agencias internacionales han venido adelantando cálculos para pulir índices e indicadores que permitan determinar el grado de preparación que tienen las sociedades para apropiar estas nuevas tecnologías. Dichos índices nos han permitido no solo conocer cada año el estado del arte en términos de acceso y uso de TIC por país, sino que además, al monitorear la velocidad a la que progresa cada uno de los indicadores, los gobiernos tienen la oportunidad de identificar y evaluar el impacto de las políticas que implementan. Asimismo, esos índices proveen información a las empresas para mejorar la toma de decisiones de inversión internacional, bajo una perspectiva de desarrollo de ambientes adaptados a las nuevas tecnologías.

A continuación presentaremos los resultados de Colombia frente a países de referencia en los tres índices internacionales a los cuales hacemos seguimiento: el Networked Readiness Index —NRI— (Foro Económico Mundial), el Índice de Desarrollo de TIC —IDI— (UIT)2, y el Ranking
de Economía Digital —antes e-Readiness Index— (The Economist Intelligence Unit). Bajo estos lineamientos, el primer aspecto a resaltar es que Colombia lleva dos años consecutivos como el único país de la región que asciende en los tres índices. Esta tendencia sostenida de compromiso con las TIC ha hecho que continuemos disminuyendo las brechas frente a Chile, país que sigue siendo pionero en América Latina, a pesar de su descenso consecutivo en dos de los índices. Sin embargo, aunque vamos por un camino de constante mejora, aún estamos lejos de los países desarrollados de referencia (ver Tabla 1).

 

TIC

Informe Nacional de Competitividad 2011-2012

TIC

Hoy en día las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se han vuelto una herramienta de uso cotidiano directo o indirecto de toda la sociedad. La pregunta se vuelca ahora alrededor de cómo maximizar las inversiones en TIC, facilitar el acceso y mejorar la apropiación de las mismas para toda la población y […]

Hoy en día las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se han vuelto una herramienta de uso cotidiano directo o indirecto de toda la sociedad. La pregunta se vuelca ahora alrededor de cómo maximizar las inversiones en TIC, facilitar el acceso y mejorar la apropiación de las mismas para toda la población y el aparato productivo con el fin de mejorar la competitividad de los países e impulsar el desarrollo económico y humano de toda la sociedad.

Por un lado, las TIC brindan infraestructuras e instrumentos esenciales para la creación, el intercambio y la difusión del conocimiento, impulsan la capacidad innovadora de todos los sectores, reducen los costos de transacción, amplían las oportunidades de inclusión de la población vulnerable, proporcionan instrumentos vitales de dinamización económica para construir economías sólidas y contribuyen al crecimiento total de la productividad. Por otro lado, aportan la eficiencia necesaria en el sector público y privado y reducen las externalidades en aspectos como la energía, el medio ambiente o el envejecimiento de la población. De esta manera, las tecnologías constituyen un elemento esencial para abordar los desafíos de las sociedades, aportando respuestas prácticas y asequibles a crecientes problemáticas. Ahora bien, la magnitud de su impacto depende de la capacidad, eficiencia y eficacia en su uso y de la oferta de bienes y servicios complementarios que se desarrollen alrededor de ellas.

El objetivo de este capítulo es presentar un breve análisis de la situación actual en que se encuentra la oferta y la demanda de TIC en el país. ¿Qué tan preparadas están las empresas y la sociedad civil en Colombia para absorber el desarrollo tecnológico creciente de la era digital en la que vivimos? ¿Qué se ha hecho y qué falta por hacer para maximizar el impacto de las TIC como motor de desarrollo de nuevos sectores y de inclusión social?

Para comenzar, es importante verificar la situación de absorción de TIC en Colombia frente a otros países. La Tabla 1 presenta la posición del país en tres de los principales índices internacionales, utilizados para comparar países en diferentes etapas de desarrollo respecto a su nivel de uso y apropiación de TIC.

 

 

En el Índice de Competitividad de la Industria de IT – ICI,1 la mala clasificación que obtiene Colombia en el ranking (posición 49 entre 66 países) refleja el bajo desempeño en el entorno de investigación y desarrollo en TIC, así como también la aún limitada infraestructura que persiste en el país. Por su parte, en el Índice de Desarrollo de TIC (IDI)2 generado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), entre 2008 y 2010 los 152 países incluidos mejoraron su puntaje, indicando la continua difusión de las TIC y el crecimiento de la sociedad de la información a nivel mundial. En el indicador, mientras Colombia perdió cinco posiciones respecto a 2008, Portugal, se catalogó como una de las economías más dinámicas en esta materia: séptima economía de la muestra con más suscriptores activos a internet móvil y tercera con más suscriptores a banda ancha fija de alta velocidad (>10 Mbit/s). Por último, en el Networked Readiness Index – NRI, índice publicado anualmente por el Foro Económico Mundial, Colombia mejora su posición de manera sostenida desde 2008, avanzando dos posiciones. Respecto a los países de referencia, Corea ocupa el primer lugar en los tres índices, manteniendo su posición de liderazgo en el ranking mundial del IDI frente a 2010.

Existe un alto grado de correlación (0,88) entre los resultados del Índice de Competitividad de la Industria de IT de 2011 y los resultados del Índice de Competitividad Global de 2010-2011 del Foro Económico Mundial.4 En efecto, si se toma en consideración la posición ocupada por los países de referencia en ambos índices, se puede ver cómo casi todos mantienen la misma posición relativa al momento de ser comparados. En el caso de Colombia (Gráfico 1), al desagregar el pilar de Preparación Tecnológica del FEM, se observa una caída respecto al año anterior, indicando que para lograr el nivel de competitividad que requiere el país, es indispensable fortalecer la promoción y uso de TIC en actividades diarias y en los procesos productivos de manera que se traduzcan en mejoras en eficiencia y productividad.

 

 

TIC

Informe Nacional de Competitividad 2012-2013

TIC

El premio Nobel de Economía Michael Spence sostiene que si bien la acumulación de activos fijos da cierta cuenta del desarrollo de una economía, son los activos
intangibles –el conocimiento a disposición de la sociedad– los realmente determinantes (Spence, 2010). Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) constituyen el vehículo a través del cual tiene lugar la transferencia de dicho conocimiento. Estas permiten un mayor flujo de información que mejora la eficiencia de los mercados y reduce los costos de transacción.

El impacto general que la disponibilidad de TIC y la penetración de internet tienen sobre el crecimiento económico es innegable. Para el caso colombiano, se estima que ante un incremento del 1% en el índice de infraestructura de TIC, la tasa de crecimiento del PIB per cápita aumenta entre 0,04% y 0,10%. De igual forma, un incremento de 1% en la penetración de banda ancha aumenta el PIB per cápita entre 0,03% y 1,1% (Fedesarrollo, 2011). Además, evidencia empírica indica que los países que mayor uso han dado a las TIC muestran niveles de productividad laboral siete veces mayor en promedio a aquellos con bajos niveles de apropiación (Fedesoft, 2010).

En Colombia, la telefonía celular, por ejemplo, ha logrado llegar a zonas rurales para brindar conectividad. Esta representa para muchos colombianos su puerta de entrada a internet y a las comunicaciones digitales. No obstante, los avances del país en los otros servicios TIC aún no se han materializado en mayor acceso y por ello el reto lo constituye la profundización del uso de aplicaciones de alto valor agregado, para lo cual se debe ampliar el acceso tanto a redes móviles como a fijas (Fedesarrollo, 2011).

El objetivo de este capítulo es presentar un breve análisis de la situación actual de oferta y demanda de TIC en el país. ¿Qué tan preparadas están las
empresas y la sociedad civil en Colombia para absorber el desarrollo tecnológico creciente de la era digital en la que vivimos? ¿Qué se ha hecho y qué falta por hacer para maximizar las TIC como motor de desarrollo de sectores nuevos y existentes y de la agenda de competitividad del país?

La publicación más reciente en materia de TIC es el Índice de Preparación Tecnológica (Networked Readiness Index o NRI, en inglés) del World Economic Forum (WEF), que mide el grado de preparación de un país para participar y beneficiarse de las TIC. En este índice Colombia registró en 2012 una caída de 15 puestos con relación a 2011, y se ubicó en el puesto 73 entre 144 países (Gráfico 1A). Esta caída está explicada en buena medida por un cambio en la metodología de medición que dejó en evidencia las falencias que tiene Colombia en materia de TIC.

Este año se incluyó un pilar adicional que busca medir el impacto de las TIC sobre la sociedad y la economía. Además redefinió los pilares ya existentes para hacer mayor énfasis en los aspectos de habilidades en la población, infraestructura y penetración, siendo estos dos últimos los de menor puntaje para Colombia. Por último, se modificaron los pilares de Ambiente Político y de Negocios para dar mayor cabida a los aspectos de innovación y emprendimiento, en los cuales el país también obtuvo una de las posiciones más bajas (Gráfico 1B).

 

 

Según el NRI, Colombia es un país de contrastes. Por un lado, el Gobierno ofrece una amplia gama de servicios públicos en línea y dispone de amplia información en sus sitios web para fomentar la participación ciudadana. También dispone de una masa de ciudadanos relativamente bien capacitados. Por otro lado, el país todavía enfrenta retos importantes: un marcado retraso tanto en infraestructura como en contenido digital, alimentado por condiciones poco favorables para el emprendimiento y la innovación. Además, la penetración de las TIC es todavía baja, con solo un poco más de 20 % de hogares con servicio de conexión a Internet.

En los otros índices internacionales de TIC la calificación de Colombia estuvo acorde con los resultados del NRI: en el Índice de Competitividad de la Industria de TIC del Economist Intelligence Unit, Colombia ocupó el puesto 49 entre 66 países, lo que refleja un bajo desempeño en el entorno de investigación y desarrollo en TIC. En el Índice de Desarrollo de TIC de la Unión Internacional de Telecomunicaciones Colombia perdió cinco posiciones respecto a 2008, al ubicarse en el puesto 76 entre 152 países. Finalmente, en el Connectivity Scorecard de Nokia Siemens Networks y el Berkeley Research Group que mide conectividad útil, Colombia ocupó el puesto 10 entre 25 países.

Según el Reporte Anual de la Industria TIC 2012 de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), con base en información de Pyramid Research, Colombia representa el quinto mercado TIC más grande de América Latina, detrás de México, Brasil, Argentina y Chile. A finales de 2011 este sector presentó un crecimiento de 4% en comparación con el año anterior.

TIC

Informe Nacional de Competitividad 2013-2014

TIC

El acceso y la apropiación de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se han convertido en prerrequisitos para la competencia en mercados globales. El uso de estas permite incrementar la productividad y el desarrollo social de un país, en la medida en que aumentan los volúmenes y la velocidad de transmisión de la información (BID, 2011). Esto hace que se mejoren los flujos de información, se reduzcan los costos de transacción y se facilite el acceso a nuevos mercados.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) encontró, al compilar los resultados de diferentes evaluaciones de impacto de la penetración de internet de banda ancha sobre el crecimiento económico, que un incremento de 10% en la penetración de internet de banda ancha se traduce en un aumento en la tasa de crecimiento del PIB de entre 0,25% y 1,38% (UIT, 2012). Para el caso colombiano, se estima que un incremento de 1% en el índice de infraestructura de TIC generaría un aumento en la tasa de crecimiento del PIB per cápita de entre 0,04% y 0,1%. Según cálculos de Fedesarrollo (2011), los efectos de un incremento en la tasa de penetración de internet de banda ancha pueden ser aún mayores.

Dada la importancia de las TIC en el desarrollo económico y la competitividad, el Gobierno ha incluido una serie de acciones dentro de la Agenda Nacional de Competitividad (ANC) –lanzada por el Presidente Santos en julio de 2012–, que buscan mejorar la oferta de TIC en el país e impulsar su uso y su apropiación por parte de la ciudadanía, el sector privado y el Estado. Sin embargo, todavía es mucho lo que queda por hacer en esta materia.

A grandes rasgos, se deben destacar los avances que ha tenido Colombia en los índices internacionales que miden la preparación tecnológica de los países. Tal es el caso del Networked Readiness Index2 (NRI) del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), en el que el país logró avanzar siete puestos entre 2012 y 2013, para ubicarse en el puesto 66 entre 144 países.

Es importante analizar la situación de los servicios de internet, en particular en cuanto a la infraestructura de banda ancha. El número de suscriptores a internet de banda ancha (fijo y móvil) se ha más que triplicado en los últimos tres años, al pasar de 2,1 millones en 2010 a 6,6 millones en el primer trimestre de 2013. Esto se traduce en un índice de penetración de internet de banda ancha de 14,1%. Aunque se avanza en la dirección correcta, según el Barómetro de Cisco 2012 el país todavía se encuentra detrás de Chile (32%), Argentina (23%), México (20%) y Brasil (17%).

Por otra parte, como muestra el gráfico 1, la mayoría de suscriptores cuenta con internet de banda ancha fijo y móvil (3G y 4G), en tanto que sólo 12% de los suscriptores del país cuenta con conexiones de baja velocidad. Sin embargo, según el Barómetro de Cisco 2012, las velocidades que se manejan en el país son aún muy bajas en comparación con los otros países de Latinoamérica que hacen parte del estudio. Chile lidera la lista con velocidades promedio de bajada de 6,22 Mbps, seguido por Brasil (4,88 Mbps), México (2,74 Mbps) y Colombia (2,25 Mbps).

 

TIC

Informe Nacional de Competitividad 2014-2015

TIC

Es importante que la mayor penetración de la tecnología vaya acompañada de una mayor calidad en los servicios. En primer lugar, se debe destacar el hecho de que gran parte de los usuarios de internet en el país goza de servicios de internet de banda ancha. En el primer trimestre de 2014, 94% de los colombianos estaban afiliados a banda ancha fija o servicios móviles de redes 3G o 4G.

Por otra parte, el país ha mejorado en cuanto a ancho de banda de internet internacional, medido por la cantidad de kilobytes por segundo, por usuario. A pesar de los avances, el país debe incrementar su ancho de banda de manera más acelerada, como lo hizo Brasil, que partió de un nivel similar en 2010 y ahora se sitúa por encima de Chile y Uruguay, quienes eran los líderes regionales. Esta diferencia se explica en buena parte porque mientras las políticas de acceso en Brasil se han centrado en los hogares, en Colombia se han basado principalmente en accesos compartidos, lo que reduce la velocidad promedio. Hasta el momento, en Colombia, los planes de banda ancha no han fijado una meta en velocidad.

De nada sirven los esfuerzos por aumentar la oferta de infraestructura y servicios si no se fomenta su apropiación en la sociedad, lo cual depende de las habilidades de la población y de los niveles de uso de la tecnología.En el Índice de Preparación Tecnológica del WEF, Colombia ha mantenido o incluso ha descendido posiciones de acuerdo con los últimos reportes. Entre 2010 y 2013, el porcentaje de individuos que usa internet pasó de un 36,5% a 51,7%, lo que denota uno de los mayores avances entre los países de referencia.

Sin embargo, el mayor cambio se dio entre 2010 y 2012, pues posteriormente hubo una desaceleración de la tasa de apropiación de internet por parte de los individuos en el último año registrado. Colombia debería apuntar a que al menos tres de cada cuatro de sus habitantes utilicen regularmente internet en el año 2018, proporción a la que muy seguramente llegarán los líderes latinoamericanos, de continuar con sus tendencias recientes. 

Gráfico 1: Porcentaje de individuos que usan internet.

tic1

Fuente: UIT.

 

Recomendaciones

  • Oferta: Infraestructura y servicios

  • Oferta: Infraestructura y servicios

  • Demanda: Uso y apropiación de las TIC

  • Demanda: Uso y apropiación de las TIC

  • Demanda: Uso y apropiación de las TIC

  • TIC en la agenda vertical

  • TIC en la agenda vertical